Producción Documental

por Virna Molina
Presidenta de RDI
Asociación de Realizadores Integrales de Cine Documental

Los que formamos RDI nos consideramos Realizadores Integrales porque no concebimos la producción cinematográfica como un proceso separado de la realización del film. Lo consideramos un acto único.

Este criterio realizativo – productivo nace con el cine documental mismo, pero en los últimos años se ha tratado de imponer una dinámica de producción al documental, importada del esquema industrial del cine de ficción. Argentina, no escapa a esta realidad.

El documental comenzó a ser un producto rentable para las empresas productoras y se abrieron diversas instancias de financiamiento en el mundo para la producción de estas obras. A la histórica demanda de los circuitos universitarios (USA y Canadá) se le sumó el interés de las cadenas de televisión para incorporar este tipo de cine a la programación de sus canales.

Desde el punto de vista de las empresas que producen ese tipo de films, el documental tiene costos mucho más bajos que la ficción, la inversión es menos riesgosa y poseen una identidad muy fuerte en sus contenidos, que los hace atractivos para públicos con realidades distintas. Para Argentina después del 2001, la demanda aumentó, en USA y Europa.

Existe actualmente un sector en crecimiento constituído por público de todo el mundo, que consume este tipo de films. El documental brinda una mirada más rigurosa y creativa al abordar un tema, que las producciones de televisión y conserva algo que estas últimas han perdido, la mirada del realizador, el punto de vista crítico del artista que realiza el film, la independencia de su mirada.

En este sentido vale plantear que el documental no debe perder su norte: ser una pieza de valor social, político y artístico, en la carrera alocada por convertirse en una mercancía cada vez más rentable. Y es necesario que los contratos para obtener financiamiento no afecten la independencia de la mirada, o por lo menos ser conscientes como realizadores que esto puede ocurrir.

La rentabilidad, desde el punto de vista capitalista, significa optimización de los tiempos de producción, por lo tanto, reducción de los tiempos destinados a la realización.

El proceso material de producción nos define como sujetos, determina nuestra mirada, establece como recortamos esa realidad a retratar y nos da elementos concretos, tangibles, para desarrollar el proceso creativo. Si nosotros delegamos la planificación y el control de la producción a un tercero (sea persona física o productora), ajeno al proceso realizativo del film, un gestor cuyo objetivo final es realizar su trabajo obteniendo la mayor rentabilidad y no entiende el objetivo social artístico de la obra, vamos a dejar de participar en una parte fundamental del film. Parte del proceso creativo nos va a ser vedado.

Como cada obra es única, no podemos hablar de formas de producción preestablecidas. Con cada film diseñamos un esquema de producción acorde a las necesidades del mismo, garantizando su factibilidad con la mayor libertad artística.

Para ello establecemos prioridades, el proceso realizativo ante todo necesita de un elemento indispensable, según nuestro punto de vista, el tiempo.

Vale detenerse en este último punto, es necesario tomar conciencia de dos elementos incompatibles entre sí: el tiempo y la ganancia.

A mayor tiempo de producción, menor ganancia. Por lo tanto para obtener mayor ganancia inevitablemente es necesario reducir los tiempos de producción.

 

Existe otra relación, producto de las múltiples experiencias documentales: a mayor desarrollo de la investigación (más tiempo de producción) y más enriquecimiento del proceso creativo – realizativo.

 

Para nosotros la obra nace cuando un grupo reducido de personas, nos integramos a un proyecto desde la afinidad artística y humana, unidos por la necesidad de contar una historia.

Entonces el equipo de trabajo no está vinculado por el mero interés de la supervivencia económica. Se conforma por la necesidad de contar una historia y sobre ese eje plantea la reglamentación del vínculo económico.

El desafío es planificar la producción para generar un círculo sustentable que nos permita trabajar exclusivamente en nuestros documentales y en áreas que nutran la práctica documental. Obtener esa sustentabilidad implica una pelea permanente para no condicionar el contenido y la forma de las obras.

Podemos pensar la producción de nuestros films de esta manera porque concebimos al documental como un producto social y no como una mercancía que busca alta rentabilidad en el mercado.

En la modalidad de la realización integral nos arriesgamos, invertimos no sólo nuestro capital financiero y el equipamiento técnico con el que contamos, sino también todo nuestro capital humano. La prioridad es para nosotros el valor que el documental tiene para la sociedad por sobre los réditos económicos que éste pueda brindarnos.

Para sostener esta lógica productiva es necesario evitar los contratos con las casas productoras, porque imponen otras prioridades y sostienen una concepción de la producción distinta.

Es interesante no demonizar a la figura de la empresa productora. Simplemente entender que su fin último no es la producción cinematográfica, sino la producción de capital, entonces no podemos pretender que ellas arriesguen lo que nosotros arriesgamos.

En este sentido nos vemos obligados a planificar y producir nuestras obras, al mismo tiempo que desarrollamos distintos roles en áreas técnicas del film.

Conocemos las herramientas con las que filmamos y post-producimos, por esto elegimos la tecnología que utilizamos. No nos sentimos obligados a trabajar con vanguardias tecnológicas, si éstas no contribuyen positivamente al desarrollo del proyecto. Porque entendemos que las nuevas tecnologías en video digital, deben servir para desarrollar la multiplicación de miradas y estéticas, y no para establecer una nueva carrera tecnológica que condicione desde los costos, las realizaciones documentales presentes y futuras.

Actualmente el desarrollo tecnológico ha dejado obsoleto al soporte fílmico en el área documental. Por su dinámica de rodaje, post-producción y distribución el documental ha sido vanguardia en la aceptación de las nuevas tecnologías audiovisuales.

Siempre nos motivó un objetivo como realizadores: tener las herramientas adecuadas para contar nuestras historias. No el concepto inverso, que últimamente se impulsa desde algunos sectores de la producción: tener las herramientas y los formatos requeridos según las necesidades de las salas y cadenas de comercialización, si no las historias no pueden ser contadas.

Este último criterio, impulsado por los laboratorios, y algunos sectores de la producción industrial, ha logrado que en nuestra ley de cine se considere película nacional solamente a los films exhibidos en soporte de 35 mm. Una incoherencia de esta índole sólo puede ser comprendida bajo la lógica que los laboratorios, al igual que las productoras, buscan unicamente el aumento del capital propio y no el enriquecimiento del patrimonio cinematográfico de nuestro país.

La independencia, una palabra tan usada y desvirtuada en la última década pasada, implica capacitación. Adquisición de conocimiento. Si no poseemos conocimiento, difícilmente tengamos las herramientas necesarias para sostener la independencia. Podemos tener financiamiento pero si no poseemos conocimiento, y cedemos la gestión de diversas áreas a terceros ajenos a la concepción de la obra, vamos a convertirnos en dependientes. Dependientes tanto de un productor que gestione económicamente la obra, como de un equipo de técnicos que desarrolle la tarea material del proceso productivo.

En la figura de Realizador Integral, entendemos, se fusiona la labor del investigador riguroso que explora a través de un método para poner a prueba su tesis, con la sensibilidad del artista capaz de transmitir las verdades que se descubren ante su cámara, de una manera crítica y emotiva para llegar espectador.

Es por ello que nos sorprende con extrañeza como un sector importante del documental actual, ligado a ciertas Escuelas y Festivales de Cine Documental del mundo, plantean una división entre el proceso de Creación e Investigación.El proceso creativo está arraigado en el proceso productivo material. Éste último es el que estimula nuestros sentidos, activa nuestra capacidad de observación, crítica y asociativa y se potencia con el desarrollo de la investigación.

¿Cómo va a ser nocivo para el proceso creativo que desarrolla el realizador tener más herramientas para entender, captar y plasmar en la película la realidad que lo atraviesa?

¿Por qué se ubica a la investigación en el extremo opuesto a la creación?

¿Como se puede manejar los tiempos técnicos, los ritmos cinematográficos, la estética de la imagen y el sonido, si desconoce la realidad a registrar?

Es necesario conocer, profundizar la investigación, detenernos en la observación para poder volcar en el film la frescura, la espontaneidad deseada, captar ese instante único e irrepetible que se descubre frente a nosotros y nos exige ser registrado.

CONFIGURACION ACTUAL DEL FINANCIAMIENTO A LA PRODUCCION DOCUMENTAL EN NUESTRO PAÍS, ARGENTINA

Actualmente las formas de financiamiento para producir un documental en Argentina nos son muchas.

Se puede obtener financiamiento en el INCAA (Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales)y a través de la 4ta vía de Fomento (un subsidio) y de la Res.632 (la venta anticipada de derechos de televisación). Esta última contempla la libertad en la elección del diseño de producción, ya que la primera exige como condición sine qua non ceder la gestión del proyecto a una productora con antecedentes probados ante el INCAA.

Los montos rondan los $120.000 para la Res.632, y el dinero se distribuye en diversos pagos desde la firma del contrato hasta la finalización del film. Para la 4ta vía, los montos llegan hasta $600.000 y se otorgan una vez que el film se estrena comercialmente.

Actualmente el Canal Encuentro (canal de cable educativo dependiente del Ministerio de Educación) financia la producción de algunas obras documentales, producidas para el canal, al mismo tiempo que compra films realizados para incorporar a la programación.

También existe la alternativa de los fondos internacionales: Jan Vrijman, Altercine, Göteborg, Huber Balls, Sundace, Visión Sud Est, Ibermedia, etc. Que con distintas regulaciones otorgan financiamiento para diferentes instancias del proceso de investigación, producción y post-producción.

Muchos documentalistas, la mayoría, sustentan sus obras con financiamiento propio. Intermediando la producción cinematográfica con la práctica docente o la tarea técnica – realizativa en diversas áreas del audiovisual (institucionales, publicidades, video clips, etc).

El gran problema que atraviesan, es que los fondos con los que cuentan (al ser propios) son muy escasos y el tiempo para abocarse de lleno a la producción de sus obras, también.

Pero el escollo más importante en la realización documental se presenta cuando la obra está terminada. ¿Como dar a conocer la obra? ¿Cómo realizar un lanzamiento que revele la existencia del film al conjunto de la sociedad?

Actualmente con el uso de las nuevas tecnologías; Internet (descarga directa, mails masivos de publicidad, webs, etc.) proyectores portátiles, soportes de exhibición de alta calidad y bajísimo costo (DVDs), se ha comenzado a abrir instancias muy incipientes de lo que en un futuro debería conformarse como un circuito de exhibición y distribución de cine documental, sustentable, pero cuyo objetivo final no sea la mera recuperación económica, sino la difusión de las historias, las ideas, el recorte del mundo que estos films registran.

 

por Virna Molina

1 comment for “Producción Documental

  1. 23 octubre 2008 at 1:29

    Hola Virna. Cómo estás? nos conocimos en alguna reunión de DOCA del año pasado antes de que comenzara la división en la asociación.
    Me quedé bastante colgada durante este tiempo, haciendo otras cosas, y ahora que estoy editando un material para terminar un postergado documental me encuentro con este espacio y tu información más que valiosa.
    Mi pregunta es cómo o con quién se puede conversar en el CAnal Encuentro para que me informe sobre la financiación para posproducción (si es que lo hacen).
    TE pregunto a vos porque la información que das me disparó la pregunta.
    mil gracias por tu tiempo
    un saludo grande
    Mariana Ruiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*